sábado, 12 de agosto de 2017

ORCA CON MARCAS Y RASGUÑOS EN SANTO DOMINGO

¿QUIÉN MATÓ A LA ORCA 1904?
Autor: José Miguel Jaque y Mariano Tacchi
Foto: Gentilez de Johnna Canto

Más de mil especies de animales marinos terminan en alguna playa de nuestro país cada año. Pero la llegada de una gigantesca orca a la zona de Santo Domingo es algo poco común y el misterio sólo creció cuando se detectó que el animal estaba lleno de marcas y rasguños.

Pasadas las siete de la tarde, el lunes 10 de julio José Luis Brito, director del Museo de Historia Natural e Histórico de San Antonio, recibió un llamado desde la subcomisaría de Santo Domingo, en la Quinta Región. “Una mujer detectó un animal en la playa. No sabemos si está vivo o muerto”, le dijo un carabinero y agregó: “Al parecer es una orca”.

Brito dudó de que se tratara de uno de esos animales marinos equivocadamente conocidos como “ballenas asesinas” cuando en realidad pertenecen a la familia de los delfines. El último varamiento de un ejemplar de esta especie, que se distingue por su gran tamaño y porque es blanca con negro, en la zona había ocurrido hacía 30 años en Isla Negra. Pensó que seguramente se trataba de un delfín austral, que tiene el mismo patrón de colores. “La gente suele confundir especies porque, en general, es bastante inculta respecto a la vida silvestre”, explica.

Pero a las cinco de la mañana del miércoles su celular volvió a sonar. “Hay un cetáceo grande en la playa… parece una orca”, le dijo emocionado un pescador deportivo al que conoce hace tiempo. “Su aleta se mueve… ¡puede estar viva!”, insistió, aunque después determinaron que había sido efecto del oleaje. “Mándame fotos enseguida”, le dijo Brito. Al recibirlas, el director del museo también se emocionó: efectivamente, una orca había varado en la playa sur de Santo Domingo, cerca de la Reserva Nacional de El Yali.

CSI SANTO DOMINGO

Se trataba de un macho adulto-joven de casi ocho metros y cerca de tres toneladas perteneciente a la especie Orcinus Orca, la cual tiene mala fama sobre todo debido a la película Orca, la ballena asesina de 1977. “Pero ni es ballena ni es asesina”, recalca Brito.

En efecto, este cetáceo es un depredador de los océanos porque por su tamaño, habilidad y fuerza tiene pocos competidores en el resto del mundo animal, lo que lo sitúa en la cima de la cadena alimenticia, pero pese a que desde la Antigüedad se le considera un animal feroz y peligroso, se han registrado muy pocos ataques contra humanos en la historia por parte de individuos de esta especie en libertad. Sí ha ocurrido que algunos ejemplares en cautiverio han atacado a personas, pero tal como plantea el conocido documental Blackfish que muestra el caso de Tilikum, uno de estos animales que se vio involucrado en la muerte de tres personas en las últimas dos décadas, esto responde fundamentalmente al estrés al que se ven expuestos estos animales que suelen andar en grupos familiares, forman estructuras sociales complejas y utilizan un método de comunicación muy desarrollado, al ser separados de sus pares y encerrados en lugares pequeños.

Para confirmar si el animal que se encontraba en Santo Domingo era efectivamente una orca, personal del Museo de San Antonio, del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) y una patrulla de la Armada se reunieron en la playa. “Fue impactante ver un animal de esas dimensiones en la playa”, dice Felipe Cancino, cabo 1° de la Armada que realizaba labores de patrullaje y resguardó el sitio del suceso ante la posibilidad de que los curiosos entorpecieran las labores de los peritos.“Cuando llegamos ya había mal olor”, recuerda Pablo Saravia, quien operó la retroexcavadora municipal que movió al cetáceo. Pese a que el animal llevaba al menos seis días muerto, se pudo extraer muestras de sus órganos para analizarlos y aunque los resultados de los análisis histopatológicos -estudios de los tejidos orgánicos para determinar enfermedades- estarán en dos o tres meses, en apariencia física parecía un animal sano.

Jhoann Canto, curador del área de vertebrados del Museo Nacional de Historia Natural (MNHN), llegó al lugar a coordinar el proceso. Midió y fotografió a la orca, revisó su cuerpo, sus oídos y globos oculares y las aletas en busca de mordidas de tiburones u otras especies. No encontró señales de que se hubiese enredado en mallas de pescadores, ni marcas de anzuelo en su boca, ni de arpón, ni de disparos.

Foto Gentileza Municipalidad de Santo Domingo

MARCAS EN LA PIEL
Si no fueron las mallas, ni un arpón, ni una mordida, quedaba por aclarar por qué un ejemplar que se veía joven y sano terminó varado y muerto en la playa chilena de Santo Domingo. Pero al mirar con detención, Canto se dio cuenta de que el animal estaba lleno de marcas. “Es como si le hubieran pasado un rallador”, pensó. “Nunca había visto algo así en orcas”, agrega.

Hoy explica que los cetáceos se hacen lesiones para establecer jerarquías: te muerdo porque mando yo y a partir de eso levanta su hipótesis sobre lo ocurrido: que lo más probable es que este cetáceo haya sido agresivo con una hembra y con sus crías para convertirse en el nuevo macho dominante del grupo, tal como hacen otras especies como los gorilas o los leones. Si este ejemplar intentó tomar control del grupo y no le funcionó, sugiere Canto, fue atacado por los otros miembros del grupo. “Si aparece un macho agresivo que ataca a las crías, el resto del grupo protege a la hembra y a las crías, entonces pudo haber sido expulsado del grupo. Y a este animal le dieron duro. Muy duro”.

Miguel Iñíguez, presidente de Fundación Cethus en Argentina, que realiza trabajos de investigación y conservación de cetáceos, explica que los grupos familiares de orcas están liderados por una hembra adulta, es decir, es una sociedad matriarcal. Cada integrante tiene un rol y de acuerdo al investigador, los machos pueden alejarse por tiempos prolongados para, entre otras cosas, reproducirse con hembras de otros grupos.

En este caso concreto, al investigador le llama la atención la gran cantidad de marcas de dientes. “No he visto esto antes”, explica Iñíguez y agrega: “Coincido con Jhoann que corresponden a otros ejemplares y pueden ser de individuos de su mismo grupo, ya sea para asistirlo si tenía alguna dificultad, o de otro grupo por disputas por zonas de cacería o por no ser aceptados por el grupo”, dice, aunque recalca que sólo son hipótesis.

En busca de más respuestas, las fotografías de la orca fueron analizadas por John K. Ford, profesor en el departamento de Zoología e Instituto de los Océanos y Peces de la Universidad British Columbia, en Canadá. Ford confirma que las heridas parecen haber sido hechas por los dientes de sus pares. “Vemos estas marcas frecuentemente en orcas, pero generalmente no con tanta intensidad en tantas partes del cuerpo, esto es muy inusual”, coincide con sus colegas.

A diferencia de ellos, él no cree que hayan sido parte de un ataque porque en ese caso las heridas serían mucho más profundas. “No hay forma de saber las circunstancias de la interacción social que gatilló esta conducta. Es poco probable que la orca haya sido exiliada de su grupo, pues esta especie suele tener vínculos sociales muy fuertes y se mantienen por la mayor parte de su vida, incluso durante toda la vida, con el grupo en el cual nacen”.

Un posible escenario, aventura entonces Ford, es que el animal estuviera moribundo o enfermo y que las marcas sean el resultado del intento de otros dentro de su clan de ayudarlo y sostenerlo en la superficie para que pudiese respirar.

SÓLO UN NÚMERO

“No acostumbramos a ponerles nombre”, explica Jhoann Canto, “pero este es el código de consulta”, dice extendiendo un papel con el número 1904, que es lo más parecido que tiene la orca a un nombre.

En Chile, los cetáceos -vivos o muertos- son considerados por ley como patrimonio natural y el organismo autorizado para disponer de ellos es el Museo Nacional de Historia Natural, mientras que la administración de estos recae en la Subsecretaría de Pesca y el ente fiscalizador es Sernapesca.

Sin embargo, como la orca varó en Santo Domingo, José Luis Brito realizó gestiones para que se quedara en el museo del puerto. En un principio, asegura, le dijeron que sí, pero en la playa se enteró de que finalmente los restos de la ballena terminarán en la capital, tal como lo indica la ley. “Uno hace la pega en terreno, el registro y otros se llevan el premio”, pensó Brito, enrabiado y luego agrega: “La orca varó acá y tenemos un museo, lo lógico era que se quedara. Tanto que hablamos de descentralizar… “.

La ley de Monumentos Nacionales es la que faculta directamente al MNHN a tratar con dicho patrimonio y decidir si se mantendrá en depósito en la colección del museo, pasará a ser parte de exhibición o será prestado a otros museos regionales. Claudio Gómez, director del MNHN, dice que dado que la institución no cuenta con un ejemplar de orca, en este caso se pretende mantenerla para trabajo científico y consulta para investigadores. Así la orca 1904 quedará en custodia y terminará como un ejemplar más de la biblioteca del museo.

Pero falta para que eso ocurra. Tras tomar las muestras, el equipo movió el cuerpo que pesa entre seis y siete toneladas con una retroexcavadora y enterró a 1904 a dos metros de profundidad en la misma zona en que la encontraron y georreferenció el punto. “En abril o mayo del 2018, con el GPS en mano, vamos a desenterrar su esqueleto para trasladarlo al museo”, explica Canto.

Foto Gentileza José Luis Brito

LOS VARAMIENTOS
El encallamiento de cetáceos y otros mamíferos acuáticos en la arena de la playa o en la orilla del mar es un fenómeno común. Puede que un individuo sea viejo, esté enfermo o herido y no tenga fuerzas y sea arrastrado a la costa. O también puede que un animal se confunda por el cambio de condiciones ambientales o la intervención humana.


Según datos de Sernapesca, en los últimos siete años, en las costas del país han varado 4.521 animales marinos: 491 son ballenas y cachalotes; 329 cetáceos; 1.710 lobos marinos y 1690 pingüinos, entre otras especies. Lo llamativo es que el número se quintuplicó entre 2009 y el año pasado. En Sernapesca explican que detrás de este aumento hay factores como el cambio climático, los efectos del fenómeno del Niño de los últimos años -que conllevan una disminución de alimento para estas especies-, la intervención de hábitats costeros, la contaminación, la pesca incidental. Pero también agregan que hoy la población reporta más este tipo de incidentes.

Fuente: La Tercera

viernes, 11 de agosto de 2017

martes, 8 de agosto de 2017

SOBRE EL CHUPACABRAS (IEA)

¿LA SABÍAS? LA LEYENDA DEL “CASO CHUPACABRAS” EN CALAMA

Por más de 10 años diversas historias han rodeado la idea de que El Chupacabras estuvo presente en el Norte Grande de nuestra país, acá repasamos las más conocidas.

Un fuerte rumor comenzó a rodear a los habitantes de Calama cuando comenzó el año 2000, el cual aseguraba que Científicos de la NASA, visitaron la capital de la Provincia El Loa con la intención de capturar algunos animales y realizar experimentos con ellos, lo que les habría ocasionado cambios físicos y psicológicos.

El grupo Ovnivisión Chile visitó la zona y uno de sus integrantes reveló a la prensa local que “los animales medirían un metro y 20 centímetros de estatura, su desplazamiento sería en zig-zag, contaría con rasgos humanoides en el rostro y su cuerpo se asemejaría a un mandril”.

Tras la noticia, un obrero que se encontraba trabajando en María Elena aseguró a los medios locales que escuchó ruidos extraños y gruñidos cerca de un vehículo, por lo que al acercase al lugar, observó con horror a un perro muerto que yacía a los pies de una criatura indescriptible, rabiosa y de ojos brillantes.

Este primer aviso fue el comienzo de una larga data de denuncias a lo largo del norte, en localidades como Licanantai, Baqueano, Sierra Gorda y pueblos aledaños, en donde se reportaron muertes inexplicables de llamas, alpacas, conejos, perros y gatos, en cuyos cuerpos se encontraron dos agujeros en los cuellos y huellas que no se podía atribuir a cualquier animal conocido en la zona.

Desde CALAMA UFO, declararon que el supuesto animal responsable de las muertes se podía describir como “esencialmente de hábitos nocturnos, lo cual complica mucho su detección. Pero pudimos establecer que se asemejan mucho a un simio, mezclado con cánido, felino y reptil. Algo que obviamente resulta totalmente desconocido dentro de nuestra fauna terrestre y que deambula por nuestra zona”.

“Si se hubiese tratado de perros hambrientos, al menos se habrían comido uno de estos animales, pero muy por el contrario, los animales no presentaban evidencias de mordiscos o desgarros. La mayoría de las víctimas eran hembras preñadas y presentaban un profundo orificio en su costado derecho, característico del ataque del llamado “Chupacabras, aunque yo prefiero llamarlos depredasangres”, añadieron.

¿Los experimentos de la Nasa? Una familia que vivía en una parcela, aseguró que en una cueva cerca de el Río Loa se encontraban viviendo algunos perros salvajes que parecían proteger la entrada, en la cual supuestamente vivía El Chupacabras.

Al pasar los días, unos ciudadanos estadounidenses se hicieron pasar por turistas y fotografiaron el lugar, a la mañana siguiente, los perros guardianes no estaban y la cueva estaba vacía.

POR JUAN ANGEL TORRES - 7 AGOSTO 2017
Fuente: El Diario de Tocopilla



NOTA
Las personas que deseen recibir el libro sobre esta temática - único realizado en Chile - pueden solicitarlo sin costo alguno 
Formato PDF

iieechile@yahoo.com





lunes, 7 de agosto de 2017

PÁNICO EN AUSTRALIA - PIOJOS DE MAR

LAS PELIGROSAS CRIATURAS MARINAS QUE COMEN CARNE HUMANA Y CASI DEVORAN LAS PIERNAS DE UN JOVEN

El padre regresó a la zona costera de Australia donde habían estado y recogió algunos ejemplares de estos crustáceos para llevarlos a los especialistas que atendieron a su hijo.

Era un paseo familiar como cualquier otro a una playa en Australia, hasta que un joven de 16 años, identificado como Sam Kanizay, sufrió las consecuencias de un extraño ataque.

El adolescente disfrutaba del agua cuando repentinamente sintió una picazón extraña que lo obligó a salirse. Ahí su padre notó que el joven tenía los pies cubiertos de sangre y pese a que trató de detener la hemorragia, fue imposible.

El joven- según reproduce el portal español ABC.es– comentó a una radio local que limpiaron los pies con agua y vieron algo extraño: “parecían cientos de agujeros de alfiles o picaduras distribuidas por mis tobillos y en la parte superior de mis pies”.

La familia decidió trasladar a Sam al hospital, con la incertidumbre de qué cosa había sido responsable de las heridas. En el recinto, los médicos que lo analizaron les entregaron la respuesta, “piojos de mar”.

El padre regresó a la zona costera donde habían estado y recogió algunos ejemplares de estos crustáceos.

El hombre registró en video a las criaturas y mostró cómo se peleaban algunos trozos de la carne y piel de su hijo.

Ante la alerta por la presencia de estos ejemplares, el especialista del Instituto de Investigación de Delfines, Jeff Weir, tranquilizó a la población afirmando que “no están para comernos,, pero algunas veces pueden tomar un pequeño pedazo, como los mosquitos o sanguijuelas”.

Sin embargo, pese al registro del padre, los especialistas esperan tener más claridad acerca de si fueron estos y otros animales los causantes de las heridas del joven.

Por: Nathaly Lepe - Publimetro

lunes, 31 de julio de 2017

DESCUBREN NUEVA ESPECIE MARINA QUE PESA DOS TONELADAS

UN PEZ ESQUIVO 
(FOTO: MURDOCH UNIVERSITY)

Cuando Marianne Nyegaard tenía seis años su madre la llevó a un museo local de historia natural en Dinamarca, lugar donde nació. Recuerda que en ese lugar tenían un enorme pez luna en la pared que causó mucho impacto en su vida. The Dodo.

Años después, la científica no sólo se ha dedicado a estudiar sobre peces gigantes, sino que ha descubierto especies enormes nunca antes vistas, según consigna el sitio especialista en vida animal 

“Fui muy afortunada al participar de un proyecto de doctorado sobre peces luna fuera de la isla de Bali en Indonesia e incluir también a los que estaban alrededor de Australia y Nueva Zelanda”, afirmó Nyegaard. Agregó que una vez que se comienza a trabajar con estos “locos peces”, se convierte rápidamente en una entretenida obsesión.

Nyegaard logra sus descubrimientos a través del análisis de múltiples secuencias del ADN de peces, por eso cuando lo hizo con los peces luna de Australia y Nueva Zelanda obtuvo un grupo de secuencias desconocido que no correspondía a ninguna de las especies que ya había estudiado y fue allí donde comenzó su obsesión por encontrarlo.

Las diferencias genéticas detectadas en algunos ejemplares permitían sospechar al grupo de investigadores que podía existir una nueva especie de este tipo de pez, pero tras cuatro años de estudios en la región Indo-pacífica pudo ser confirmado y es la primera especie de pez luna descubierta en 130 años.
Foto: César Villarroel | The Dodo
El ejemplar fue denominado “Hoodwinker Sunfish” (pez luna burlador), o científicamente “Mola tecta”, y de acuerdo a los científicos son los más pesados y distintivos de todos los peces óseos. Algunas especies pueden llegar a pesar más de dos toneladas y medir hasta tres metros de longitud. Se cree que la especie recién descrita puede tener unas características similares.

Marianne Nyegaard afirma que no logra entender cómo un pez tan grande pudo eludir a los científicos y no ser descubierto por tanto tiempo. “Por eso lo hemos llamado burlador”, afirma la estudiante de doctorado de la Universidad de Murdoch.

Conseguir las imágenes de este pez fue todo un golpe de suerte, ya que cuando supo dónde podría encontrarlos, en la playa de Christchurch, una tormenta retrasó su viaje y para cuando llegó los ejemplares habían vuelto al mar. Sin embargo, fotógrafos del lugar consiguieron fotografías y videos para ella.

“Diez días después, como si esta especie de peces realmente quisiera ser encontrada, el océano arrojó un cuarto pez a las misma playa, y esta vez si pude verlos”, expresó Nyegaard.


Ahora que descubrió esta nueva especie, la científica se propuso proteger al pez que la ha fascinado desde que era una pequeña niña. “Para mí estas nuevas especies, junto a las que ya existen, pasan a ser embajadores del océano y de todo lo que vive en él”, afirmó.

Fuente BioBioChile

viernes, 28 de julio de 2017

EN UCRANIA COMENTAN SOBRE EL CHUPACABRAS

BESTIA MISTERIOSA EN UCRANIA

Recientemente ha aparecido en Ucrania, una criatura parecida a la mítica criatura legendaria, que viene de América del Sur y Centro América llamada Chupacabras.

Los dos últimos años ha habido por lo menos de 40 a 45 ataques a animales domésticos y el lugar donde más se ha aparecido es en los distritos de Kiev, Lovov, Khmelnitsky, Ternopol y Tsernigkofski, en Ucrania.

La última vez el monstruo vampiro fue observado en las montañas de Parakarpathias una localidad en Golino. Las autoridades se alarmaron por esa criatura y por los muchos informes de personas de esa zona. Allí se descubrieron animales muertos que habían sido literalmente desangrados por el animal que los atacó, lo extraño es que no encontraron ninguna gota de sangre en los cadáveres de los animales y descubrieron que los animales tenían una enzima desconocida que hacía que se tardara el proceso de descomposición de estos animales.

Los veterinarios que analizaron los cadáveres de los animales dijeron que era poco probable que estos hayan sido atacados por zorros o lobos. Así mismo precisaron que tenían un extraño melanoma en el punto donde habían sido mordidos.

El animal que ha hecho estos ataques a los animales domésticos como, ovejas, cabras, pavos, conejos y burros, parece ser un tipo de vida biológica no identificada. Si hay una especie que el hombre no ha identificado aún entonces tal veces una criatura que no pertenece a la Tierra.

La descripción de esta criatura de Ucrania se asemeja mucho al Chupacabras que existe en el sur y centro de América Latina. Con la única diferencia de que la criatura de Ucrania dicen algunos testigos, que le teme a la luz y aparece de forma silenciosa en el cielo y da grandes pasos al caminar.

El último ataque fue hace dos meses y a pesar del gran tamaño de los ataques, de una manera extraña ningún medio de comunicación del país habla sobre esta criatura.

Sin recuperarnos todavía de las aciagas noticias sobre el fin de mundo y la invasión de vampiros en Serbia, se nos viene encima otra calamidad: recientemente en Ucrania apareció el Chupacabras.

Para aquellos que todavía no lo  saben, el Chupacabras  es una mezcla entre el perro salvaje y un coyote con grandes colmillos y morro de un cerdo que ataca a animales de diferentes especies en zonas ganaderas o rurales. Se cuenta que el monstruo, originario de la isla de Puerto Rico, existe en México, América Central y América del Sur, y en algunas zonas del sur de Estados Unidos.

Naturalmente, la bestia misteriosa no está reconocida por la zoología oficial aunque esto no le impide cometer sus fechorías. Las últimas noticias de chupacabras llegan desde Ucrania. En el sudoeste del país corre el rumor de que el monstruo mató a nueve conejos, que fueron hallados desangrados por su dueña junto a sus jaulas, en el jardín de su casa.

La mujer, vecina de la aldea Golin, en la región de Ivano-Frankovsk, afirma que había cerrado las jaulas, pero que ello no detuvo a la supuesta bestia, cuyas huellas encontró en su jardín. Los cuerpos de los animales muertos no presentan señales de mordiscos, lo cual descarta el ataque de un zorro o un lobo.
E
l perro, un gran pastor caucásico que durante siete años había vigilado la casa de la familia afectada, los Paraschuk, ni siquiera se despertó por la matanza aunque en más de una ocasión había cazado a lobos y zorros intrusos. Sin embargo, aquella noche no hizo ningún ruido y dejó escapar a la bestia.

El zoólogo ruso Dmitri Isónkin explicó a La Voz de Rusia que la existencia de chupacabras es un mito:

–Las historias sobre animales desangrados por el misterioso chupacabras no son más que las invenciones de gente inculta, en su gran mayoría. Los aldeanos son capaces de avistar a la bestia misteriosa confundiendola con un perro enfermo o un lobo viejo que pudo atacar sus corrales. Nadie ha visto a esta criatura legendaria de cerca, mientras las descripciones de los supuestos testigos difieren mucho una de otra. Mientras tanto, este tipo de ataques suelen realizar los animales que padecen de rabia, sobre todo en la fase neurológica cuando manifestan los sentimientos de violencia y ganas de atacar. En esta etapa de la enfermedad los animales se vuelven especialmente irritables y agresivos y se lanzan fácilmente al ataque aunque, acto seguido, pierden interés y dejan intactas a sus víctimas.

Los numerosos casos de avistamiento del “chupacabras” coincidieron con la aparición de varios focos de la rabia en algunas zonas de Ucrania. No obstante, por ahora es difícil confirmar una versión determinada. Para hacerlo los centros de investigación de varios países están analizando las huellas dejadas supuestamente por el misterioso animal.

Mientras tanto, la bestia misteriosa reaparece de cuando en cuando en diferentes regiones de Ucrania, donde ataca a conejos y gallinas, y tiene aterrorizados a los lugareños.

Ape/kg/son