viernes, 2 de diciembre de 2016

EL CALAMAR ASESINO

CIENTÍFICO ASEGURA QUE PUTIN CONSTRUYÓ MONSTRUOSA CRIATURA EN EL ÁRTICO
Foto: Getty

Anton Padalka intenta alertar al mundo sobre la creación del presidente ruso. Lamentablemente, nadie le cree.

Anton Padalka, un científico ruso que fue integrante de una expedición al lago Vostok, aseguró que el presidente de su país, Vladimir Putin, construyó un enorme "calamar asesino de 14 metros", el cual se encuentra en el Ártico.

Según informa el diario británico Express, la aterradora criatura se llama Organismo 46-B y es capaz de "hipnotizar a sus presas hasta a 45 metros de distancia cuando libera su veneno en el agua".

El "calamar" habría sido además el culpable de asesinar a dos personas de la expedición, por lo cual decidieron intentar atrapar a la especie, lo cual lograron tras cinco días de lucha.

Sin embargo, cuando querían informar al mundo sobre este hecho funcionarios rusos interceptaron la nave y se llevaron a la criatura.

Ante esto, Padalka decidió dejar el país y contar al mundo como él logró descubrir "los planes de Putin para utilizar al animal como arma militar".

Pese a esto, no ha tenido mucho éxito, pues nadie cree en sus palabras. "Algunas especies de pulpo ponen 200.000 huevos. Imagínense si se depositaran en embalses y lagos de toda Norteamérica", intenta explicar el científico en su búsqueda de alertar a la población sobre el Organismo 46-B.

PUB/CM


viernes, 25 de noviembre de 2016

LA ISLA DONDE MANADAS DE CULEBRAS PERSIGUEN A LAS IGUANAS 'MESSI'

UNA CACERÍA SALVAJE

Estaba Marco, alto y cabello negro, caminando por la playa de Cabo Douglas, en la isla Fernandina -la más occidental del archipiélago de Galápagos, en Ecuador-, cuando fue testigo de una persecución que le dejó perplejo. Caía la tarde, la temperatura bajaba y de entre las rocas asomaban algunas cabezas de serpientes. Entonces, una pequeña iguana morena emergió de la arena. De un segundo a otro, las larguísimas culebras ya iban todas detrás del rápido reptil que las evadía sin dificultad... Ocurrió un día de mayo -o junio- del 2000 mientras el ecólogo marcaba a las culebras que encontraba a su paso con chips tan diminutos como un grano de arroz. Es una escena que volvería a observar ocho años más tarde junto a unos colegas brasileños.

No es lo único que ha presenciado Marco en las islas encantadas. Ha visto culebras engullir de un bocado a sus presas. Ha visto a estas serpientes con la panza hinchada, satisfechas. Ha visto a estas mismas criaturas brincar tan alto que parecería que vuelan... pensando, quizás, como el famoso científico David Attenborough, que lo ha visto todo, "what a wonderful world" [qué mundo tan maravilloso].

Varios años después de la experiencia del ecólogo ecuatoriano en Fernandina, el mítico Attenborough ha aterrizado en la isla. Precisamente, en el cabo Douglas. Le ha acompañado un experimentado equipo de productores y camarógrafos. Y ha sucedido que al llegar se ha encontrado con lo mismo que Marco: una cría de iguana enfrentada a más de una decena de hambrientas serpientes. Sólo que en esta ocasión, y por primera vez en la historia, lo capturó para mostrárselo al mundo entero. Para deleite de millones de curiosos ojos. El resultado es un vídeo promocional de la segunda temporada de la serie de documentales Planet Earth II de la BBC. En 10 días el clip superó las cinco millones de reproducciones. Y la habilidad de la iguana para escaparse ya ha hecho que la llamen Messi, como el astro del fútbol.

GABRIELA BALAREZO – QUITO (Fuente: EL MUNDO)







jueves, 24 de noviembre de 2016

EL CANGREJO GIGANTE QUE TREPA A LOS ÁRBOLES Y PODRÍA LUCHAR CON UN CAIMÁN

SU EXISTENCIA ES DE ENTRE 30 A 60 AÑOS

Un estudio ha averiguado que puede ejercer una fuerza de 300 kilos con sus pinzas, superior a la de cualquier mordedura de un animal terrestre

Su cuerpo mide unos 40 centímetros, la envergadura de sus patas es de aproximadamente un metro y puede pesar hasta 40 kilos. Se trata del cangrejo de los cocoteros, el crustáceo más pesado de todos los que viven en la actualidad. Su nombre científico es Birgus latro, aunque también se le conoce como el cangrejo ladrón (de ahí lo de latro). Un apelativo que se ha ganado por su afición a hacerse con objetos brillantes de todo tipo, desde piezas de cubertería a envases metálicos, que sustrae de las casas o tiendas de campaña que se ponen a su alcance. Y es que este cangrejo en su vida adulta es terrestre y ha perdido su capacidad de vivir en el agua.

Como curiosidad, se dice que puedo ser precisamente este cangrejo el que devolvió a San Francisco Javier un crucifico que había perdido en el mar. Al parecer el crustáceo emergió del agua con el brillante objeto en sus pinzas y se acercó al jesuita navarro, que pudo recuperar.

Leyendas aparte, estos crustáceos pueden levantar hasta 29 kilos de peso. Pero lo realmente sorprendente de este «animalito» es la fuerza que puede llegar a ejercer con sus pinzas, como acaba de descubrir un estudio publicado en PLOS. Al parecer, este cangrejo puede pinzar con una fuerza equivalente a más de trescientos kilos. Lo que supera la presión ejercida por la mordedura de cualquier animal terrestre, excepto las temibles mandíbulas de un caimán. Afortunadamente en la mayoría de los casos solo utiliza sus pinzas para romper los cocos de los que se alimenta. Pero no hay que confiarse, porque ocasionalmente puede hacer frente a algún humano si se siente hostigado.

Con esa fuerza no es de extrañar que pueda vivir entre 30 y 60 años, porque puede hacer frente a sus predadores. Sin embargo, su carne, muy parecida a la de las langostas, es muy apreciada en la zona donde habita, a lo largo del océano Índico y el Pacífico occidental. Lo que supone una amenaza para Birgus latro. En algunos lugares se considera que posee propiedades afrodiasiacas. La mayor población y mejor conservada de este peculiar cangrejo se encuentra en la isla de Navidad en el océano Índico, y existen colonias importantes en las islas Cook del océano Pacífico.

Se alimenta fundamentalmente de frutos, y entre estos prefiere los cocos, a los que accede trepando por las palmeras. Puede hacerlo gracias a su segundo par de patas, que le permiten subir a más de seis metros. Pero a la hora de comer, no hace remilgos a nada y es todo un oportunista. Le van bien los cadáveres de otros animales o incluso puede cazar algún animal lento que se despiste. Además, tiene una excelente «nariz», que le permite detectar olores a grandes distancias. Le atrae especialmente el olor a carne asada, bananas y cocos.

Lucha libre para seducir

Otra curiosidad es su cortejo. Los ejemplares masculinos miden sus fuerzas con la hembra, a la que intentan tumbar en un combate de "lucha libre" que dura unos 15 minutos. Si lo logran, han encontrado pareja. Si no, tendrán que seguir partiendo cocos hasta para hacer músculos. Un mecanismo evolutivo que probablemente asegura a las hembras que escogen como pareja a los cangrejos más fuertes.

Después de la fecundación, la hembra pone los huevos y los adhiere a su abdomen, donde los lleva unos meses. Entre octubre y noviembre, la hembra deja las larvas (zoeas) en el mar durante la marea alta. Un «ritual» colectivo que tiene lugar en la misma noche, saturando la playa de animales.

Cangrejos ermitaños alimentándose de un coco- sergejf/FLICKR

Los jóvenes cangrejos de los cocos viven en el mar un mes. Luego salen a tierra y pierden su capacidad de respirar bajo el agua, por lo que recurren a madrigueras que cavan ellos mismos o grietas de las rocas para protegerse. Los jóvenes se apoderan de una caracola, en la que se introducen, dejando sobresalir solo las patas y la cabeza. Este «traje» les sirve de armadura hasta que desarrollen un caparazón duro. Por eso se les conoce también como cangrejos ermitaños.  ABC








sábado, 19 de noviembre de 2016

SOBRE TRAFICOS ILICITOS


CABALLITOS DE MAR Y CAPARAZONES ENTRE LOS MÁS TRAFICADOS 

Quienes se expongan a este ilícito pueden pagar una multa que quintuplica el valor de la especie.

Caballitos de mar y caparazones de tortugas son algunas de las especies marinas que más se trafican en nuestra región.

Aunque el contrabando ha ido en bajada durante el último tiempo, Sernapesca y Aduanas realizaron una capacitación a funcionarios para la detección de estas especies que corresponden a la Cites (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres).
 Mayormente se trata de especies importadas que ingresan al país desde Perú u otros países para ser comercializadas.

Roberto Romero, director regional de Aduanas, manifestó que la institución está enfocada en el combate al tráfico de especies protegidas.

"Es importante destacar que el trabajo ha podido reducir las detecciones pero hay que estar atentos porque el fenómeno es cíclico, puede reaparecer en cualquier momento y hay que estar preparados para abordar este tema".

La autoridad precisó que el último decomiso importante fue en el 2013, donde hubo una detección de más de 300 caballitos de mar en Chacalluta.

"En los años siguientes las cantidades han ido variando, llegando este año a solo una detección. Este es el resultado del control exhaustivo y de una importante difusión", dijo.

Fuente: La Estrella de Arica