sábado, 16 de noviembre de 2019

UN AUSTRALIANO SOBREVIVE A ATAQUE DE COCODRILO METIÉNDOLE UN DEDO EN EL OJO

REACCION MILAGROSA
El  guardabosques australiano Craig Dickmann, escapó de las fauces de un cocodrilo “particularmente astuto” metiéndole el dedo en un ojo.

Un guardabosques australiano escapó de las fauces de un cocodrilo “particularmente astuto” metiéndole el dedo en un ojo.

Craig Dickmann, que decidió ir a pescar el pasado domingo en una remota región del norte de Australia conocida como “el país de los cocodrilos” dijo que un cocodrilo de 2,8 metros lo siguió cuando abandonaba la playa.

“Cuando me volví, lo primero que vi fue su cabeza que venía hacia mi”, dijo a la prensa el viernes desde la cama de un hospital en la ciudad de Cairns, en el estado de Queensland.

Dickmann dijo que el animal se abalanzó y le mordió una pierna. “El ruido del chasquido de sus mandíbulas me perseguirá siempre”, contó.

Este hombre de 54 años luchó con el cocodrilo en una playa remota tratando de arrastrarlo al agua.

Dickmann metió su pulgar en un ojo de la bestia porque era la única parte “blanda” que encontró en su dura piel.

“Sus ojos se retractaron bastante y cuando vas bastante profundo puedes sentir el hueso por lo que apreté lo más que pude”, dijo Dickmann. Después de unos minutos, logró colocarse encima del animal y apretó sus mandíbulas.

“Y entonces, hubo un momento en que creo que tanto el cocodrilo como yo nos escapamos”. Dickmann dijo que entonces empujó al cocodrilo lejos de él y se deslizó hasta el agua.

El guardabosques tenía la piel de las manos y piernas desgarrada y condujo más de 45 minutos hasta su casa antes de llamar a los servicios de urgencia. El departamento de Queensland mató al animal.

El número de cocodrilos de agua salada –que pueden llegar a medir 7 metros y pesar una tonelada– ha explotado desde que se declararon especies protegidas en 1970, aunque los ataques a personas son raros.

Según el gobierno estatal, el último ataque tuvo lugar en enero de 2018 en el Estrecho de Torres mientras que la última víctima mortal se produjo en octubre de 2017 en Port Douglas.




sábado, 2 de noviembre de 2019

viernes, 18 de octubre de 2019

viernes, 11 de octubre de 2019

PEZ PELIGROSO - ALERTA EN LOS ESTADOS UNIDOS

"MÁTELO INMEDIATAMENTE Y CONGÉLELO. PUEDE SOBREVIVIR EN TIERRA"


Las autoridades recalcaron a los pescadores que por ningún motivo pueden dejar en libertad al pez, el cual llegó de forma misteriosa desde China.

"Mátelo inmediatamente y congélelo. Puede sobrevivir en tierra". Así de tajante es la alerta emitida por las autoridades de Recursos Naturales de Georgia en Estados Unidos tras el hallazgo de un pez cabeza de serpiente del norte.

Esta especie es originaria de la cuenca del río Yangtzé en China y que por alguna misteriosa razón fue hallado por primera vez en dicha zona norteamericana.

Al respecto, se indicó que el pez fue encontrado en un estanque en una propiedad privada en el condado de Gwinnett, por lo que hicieron de inmediato un llamado de alerta a los pescadores del área.

En ese sentido, recalcaron que si se encontraban con alguna especie de este tipo, por ningún motivo hay que dejarlo en libertad. Y enfatizaron que hay que tener cuidado, porque además tiene la capacidad de respirar aire.

Además, pidieron que si alguien hallaba un pez cabeza de serpiente del norte, recordaran el punto exacto en donde lo vieron o capturaron, para dar inmediato aviso a las autoridades.

Según informa el USA Today, el Departamento de Agricultura determinó que el pez es peligroso, debido a que "caza y compite con las especies nativas".  
USA TODAY


martes, 8 de octubre de 2019

UN EXTRAÑO ANIMAL DE MÁS DE TRES METROS APARECE EN UNA PLAYA DE REINO UNIDO

EN COSTAS DE DEVON
Un joven que paseaba por la playa se encontró con un extraño espécimen en estado de descomposición: ahora trata de saber que animal es el que encontró por casualidad


Ocurrió el pasado fin de semana en Reino Unido, cuando un hombre que paseaba por la playa de Devon se encontró con algo realmente extraño que no debía de estar ahí: ¿qué era ese extraño elemento que había arrastrado la corriente hasta la orilla? Cuando se acercó, no daba crédito: se trataba de un animal muerto.

Era un animal de más de tres metros de longitud, con la piel blanquecina por culpa de la putrefacción y sin demasiadas características que permitieran, de un solo vistazo, saber a que especie podía pertenecer. Su rareza y su tamaño pronto dieron lugar a que se generaran todo tipo de especulaciones al respecto.

Richard Walden fue el encargado de fotografiar a esta extraña criatura y, posteriormente, las hizo públicas al subirlas a las redes sociales. Ahí es precisamente donde pidió ayuda a la gente, preguntando si alguien sabía de qué tipo de animal se trataba y qué es lo que podía hacer allí.

Hasta el momento, no existe una conclusión que ponga a todo el mundo de acuerdo: en algunos casos, se cree que se trata de un animal como un pez remo, una anguila o un calamar; en otros, algunos restos como vísceras de ballena; y, para los amantes de lo extraño, se especula incluso con un animal desconocido.

Hace solo unos meses, hasta las costas de Devon llegó otro extraño animal en estado de descomposición. En este caso, tras examinarlo pormenorizadamente, consiguieron descubrir que se trataba de una lamprea marina, algo que igualmente extrañó a los expertos, al ser un animal extraño para esas latitudes.

Sea como fuere, se trata de un extraño descubrimiento del que todavía no se sabe qué es. Todo apunta a que no es más que un animal cuyo proceso de descomposición es tan grande que impide saber a simple vista qué clase de animal es, aunque ya conocido por los expertos. Pero el susto no hay quien se lo quite a Richard Walden.

RUBÉN RODRÍGUEZ
El Confidencial

lunes, 7 de octubre de 2019

CAPTAN A FAMILIA DE CERDOS EN EXTINCIÓN USANDO HERRAMIENTAS PARA CAVAR

SERÍA UN SIGNO EVOLUTIVO
El avistamiento motivó un estudio que concluyó que el conocimiento se aprendió a través de la familia.

Inédito. Así catalogó el mundo científico a este hallazgo publicado en la revista Mammalian Biology. Se trata de una familia de cerdos de Visayan, en peligro de extinción, que aprendió “nuevos trucos”. Los mamíferos franceses aprendieron a utilizar herramientas para la construcción de nidos.

Pro no sólo fueron vistos. Los cerdos motivaron la realización del estudio “Uso de herramientas específicas de contexto por cebifrones Sus”. Esta estuvo a cargo de los doctores Meredith Root-Bernstein, Trupthi Narayan, Lucile Cornier y Aude Bourgeois.

CERDOS USANDO HERRAMIENTAS

“Dos individuos, hembras adultas, usaron los palos o la corteza, utilizando un movimiento de remo”, consigna el estudio. Esto habría sucedido “durante la etapa final de la construcción del nido. El tercer individuo, un hombre adulto, intentó usar un palo para cavar. La manipulación de ramas y ramas se observó en otros contextos, pero no para excavar. Nuestras observaciones sugieren la hipótesis de que el uso observado del palo para cavar podría haberse aprendido socialmente a través de la transmisión vertical (madre-hija) así como la transmisión horizontal (mujer-hombre)”.

 “El uso observado de la herramienta se distingue por una función o efectividad ambigua como un comportamiento de excavación y la participación del hombre en un patrón de acción femenino. Las observaciones sobre el uso improvisado de herramientas representadas por primera vez en una familia filogenética son raras. Estas abren nuevas posibilidades para la investigación sobre el uso de herramientas y el aprendizaje social en Suidae”, finaliza la presentación del estudio. Publimetro

sábado, 5 de octubre de 2019

SRI LANKA: CONFLICTO ENTRE HUMANOS Y ELEFANTES

SÓLO EN 2019 HAN MUERTO 93 PERSONAS

Sri Lanka anunció este martes que aplicará sanciones más severas con el objeto de proteger a los elefantes salvajes, puesto que investigadores sospechan que siete ejemplares encontrados muertos durante el fin de semana fueron envenenados por aldeanos.

El ministro de Vida Salvaje y Turismo, John Amaratunga, indicó que aplicará sanciones más severas a los infractores con la finalidad de brindar impulso a leyes promulgadas hace tres años, pero que han sufrido demoras administrativas.

Los elefantes son animales protegidos en esta nación isleña del sur de Asia, y estas nuevas leyes aumentan las penas de prisión y el monto de las multas para aquellos que cometan actos de crueldad hacia los paquidermos.

Las autoridades también dispondrán de poderes más amplios para investigar a los infractores, señaló Amaratunga, aunque no brindó más detalles a este respecto.

La investigación sobre la muerte de siete elefantes en una reserva natural en el centro de Sri Lanka demostró que los animales habían ingerido veneno, pero aún no está claro si fue accidental o fueron eliminados voluntariamente.

“Estas muertes fueron causadas por un veneno, pero intentamos establecer si se trató de un acto deliberado (de los aldeanos)”, añadió Amaratunga.

 “Hemos constatado que muchos corredores para elefantes en las reservas de vida salvaje han sido invadidos por granjeros. Esto ha hecho aumentar el ‘conflicto’ entre humanos y elefantes”, aseveró.

Se realizaron autopsias a los elefantes, pero aún no ha sido dado a conocer un informe definitivo, explicó.

Amaratunga añadió que 293 elefantes han sido abatidos en los primeros nueve meses de este año, en tanto 93 personas han muerto a causa de incursiones de paquidermos salvajes en aldeas cercanas a los santuarios naturales.

El año pasado, fueron eliminados 319 elefantes, en tanto éstos causaron la muerte de 96 personas, según datos oficiales.

Amaratunga señaló que el gobierno instaurará un santuario de 202 hectáreas para albergar a 47 elefantes domesticados, incautados a personas que no tenían licencias para su posesión.

Mucha gente adinerada en Sri Lanka mantiene a elefantes como mascotas para demostrar su riqueza, pero se ha registrado numerosas quejas sobre mal trato y crueldad hacia ellos.

Según registros oficiales, hay unos 200 elefantes domesticados, en un país donde la población de éstos en estado salvaje está estimada entre 6.000 y 7.500 ejemplares.

Por Emilio Contreras
Agence France-Presse