viernes, 18 de enero de 2019

LA HISTORIA SILENCIADA DE LA SERPIENTE MARINA DE GLOUCESTER.


UNA SERPIENTE DE LEYENDA

El 18 de agosto de 1817, la distinguida Sociedad Linnaeana de Nueva Inglaterra ubicada en Boston, Massachusetts, lanzó el último de sus comités de investigación.

La sociedad, fundada en 1814, se estableció como una voz prominente en el estudio de la historia natural y con los años realizó diversas excursiones, realizó diversos estudios y abrió un museo dedicado a su disciplina donde “animales, plantas y minerales se mantendrán” en buen estado de conservación, designados por sus nombres científicos y ordinarios, y organizados de acuerdo con sus clases y afinidades naturales.

“La formación de grupos para varios tipos de investigación era común, pero en este día de agosto la formación del grupo estaba dedicada al estudio de una criatura que no todos creían que existía: la Serpiente del Mar de Gloucester.

1817 artista dibujo de la serpiente de mar de Gloucester

A partir del 10 de agosto de 1817, mucha gente comenzó a reportar haber visto una criatura masiva nadando frente a la costa de Gloucester, describiéndola como de entre sesenta y cien pies de largo con una espiga en la cabeza de “unos doce centímetros de alto y seis pulgadas de circunferencia” en la parte inferior, y corriendo a un punto pequeño “y tener la capacidad de moverse rápidamente y girar y volver a doblarse sobre sí mismo al instante.

En medio de los numerosos informes, la Sociedad de Linnaean de Nueva Inglaterra se encargó de investigar a la criatura el 18 de agosto con la intención de “reunir pruebas con respecto a la existencia y aparición de dicho animal”.

Con base en sus acciones, uno podría creer que la investigación del comité especial fue muy bien. Publicaron un panfleto sobre la bestia para distribuciones, escribieron un informe científico oficial sobre él, otorgaron un género completamente nuevo para la criatura llamada Scoliophis Atlanticus , e incluso afirmaron tener un espécimen de una serpiente marina joven para su exhibición. Sin embargo, el comité y su investigación rápidamente fueron duramente criticados por sus “descubrimientos”.

Los naturalistas dijeron que la información era totalmente infundada y afirmaron que el espécimen de una serpiente joven era en realidad una serpiente norteamericana común. Pretendía ser innovador para su trabajo, el comité se convirtió en objeto de burlas en partes del país.

Aparecieron cuentas falsas y en Charleston South Carolina un dramaturgo usó el incidente para escribir una obra de teatro titulada The Sea Serpent; o, Gloucester Hoax: un dramá donde la premisa de la historia era que la serpiente era un engaño, diseñado para promover la reputación de la ciudad de Gloucester.

Eventualmente se comprobó que el trabajo era infundado, el espécimen de la serpiente era en realidad un constrictor de coluber negro, y el comité dejó de trabajar en la Serpiente del Mar de Gloucester.


Dibujo oficial de la joven serpiente marina del informe del comité de la Sociedad Linnaeana de Nueva Inglaterra

La Sociedad Linnaean de Nueva Inglaterra continuó hasta 1822 cuando los miembros llegaron al acuerdo de que simplemente tenían otros compromisos que eran más una prioridad. Las colecciones del museo se dispersaron a varias otras instituciones, incluido el Museo de Nueva Inglaterra y la Sociedad de Historia Natural de Boston.

Fuente: husheduphistory
            bizarreencounters

miércoles, 16 de enero de 2019

AUSTRALIA: SERPIENTE HAMBRIENTA

TURISTAS CAPTARON  INUSUAL ESPECTÁCULO


No es lo que esperas ver en un paseo por la playa. Pero los visitantes de una popular playa de Australia Occidental hicieron un descubrimiento aterrador después de encontrarse con una serpiente hambrienta que comía un lagarto enorme.

Holly King y Sinead Hart vieron a la serpiente observando un banquete en el lagarto de Little Beach, cerca de Albany.

Imágenes perturbadoras muestran a la serpiente, que se cree que es una dugita, en medio de devorar a un enorme lagarto.

La Sra. Hart le dijo al Anunciante de Albany que los dos estaban en su paseo matutino por la popular playa cuando vieron la inusual vista. "Ya tenía el lagarto en la boca una vez que conseguimos una foto", dijo. "Seguimos caminando y se había ido para cuando volvimos".

Los dugitas son nativos de Australia Occidental y tienen una mordedura altamente venenosa y potencialmente letal.

Estas serpientes son responsables de alrededor del 70 por ciento de todas las mordeduras de serpientes reportadas en el Hospital de Perth.

Esta no es la primera vez que la gente ha tenido encuentros cercanos con dugitas en Australia Occidental.

El año pasado, un fotógrafo de vida salvaje de Perth se vio obligado a abandonar su cámara después de que una foto de una serpiente se acercara demasiado para su comodidad.

Ross McGibbon, fotógrafo y cazador profesional de serpientes, estaba filmando el dugite moviéndose a través de la hierba en el río Lort, cerca de Esperance, cuando la serpiente se interesó en su cámara.

"Tuve que entregar mi cámara a la serpiente mientras la exploraba con interés", escribió McGibbon en Facebook.

“La serpiente entonces decidió que yo estaba entre ella y su ruta de escape. Mire como la serpiente usaba una postura defensiva para intimidarme y retirarme para dejarle espacio para escapar ".

El Sr. McGibbon aclaró que este comportamiento era instintivo y que no debía confundirse con agresión o persecución y que las serpientes generalmente solo pican a los humanos como "último recurso" cuando intentan escapar.

“Ciertamente no es porque las serpientes sean malvadas y quieran dañar a las personas y sus mascotas. "Son simplemente animales salvajes que intentan sobrevivir en un ambiente hostil", dijo.

Si bien la idea de estar tan cerca de una serpiente puede ser aterradora para algunos, el Sr. McGibbon dijo que publicó el video y el explicador para ayudar a acabar con el estigma negativo que rodeaba a las serpientes.

Esta historia apareció originalmente en news.com.au.

miércoles, 9 de enero de 2019

CONDOR SORPRENDE A VECINOS EN SANTIAGO


 CÓNDOR LLEGÓ HASTA EL PATIO DE UNA CASA EN SECTOR ALTO DE SANTIAGO Y SE COMIÓ UN TROZO DE CARNE

Primero fue un pudú, luego un puma y ahora un cóndor. En los últimos tiempos han aumentado los registros audiovisuales de animales que viven en la zona cordillerana de Santiago y que aparecen cerca de casas, debido a la creciente urbanización, que va quitando su hábitat natural a numerosas especies.

Ayer se hizo viral un registro de un cóndor que llegó hasta una casa de Lo Curro. El ave aprovechó que los dependientes del hogar descongelaban un trozo de carne y se lo comió ante la mirada de los presentes.

Es por ello que el jefe del Departamento de Vida Silvestre del Servicio Agrícola Ganadero (Sag), Rafael Asenjo, declaró a Canal 13 estas zonas de Santiago son parte del hábitat natural de los cóndores, “incluso desde antes de que se hayan levantado edificios en el lugar. El cóndor siempre busca lugares altos y, al levantar edificios donde habitaba naturalmente, es como hacerle una cerca artificial, por lo tanto no se siente incómodo. Se paran en las terrazas, porque para ellos es algo natural.”

Pero convivir con la fauna silvestre no es algo atípico en grandes ciudades como Santiago, “hoy en día hay fauna silvestre hasta en el centro de Santiago, estamos rodeados, pero debemos educarnos acerca de la fauna silvestre y no intervenir”.

En esto último Asenjo hace hincapié, ya que, en circunstancias normales, no debería haber contacto alguno con estas especies, porque “el animal se empieza a acostumbrar a la presencia del ser humano, por lo tanto se empiezan a acercar un poco más y eso puede ser peligroso. El cóndor no es un animal que ataque por cuenta propia, pero sí tiene un área en donde se siente confiado y uno la atraviesa, eventualmente el animal puede responder con un picotazo o un arañazo. Particularmente el cóndor tiene un pico bastante fuerte, con un gancho en la punta que puede producir lesiones”, declaró el médico veterinario.

Asimismo, el Sag enfatizó que no se debe alimentar a estos animales, pues pueden provocarles intoxicaciones. La Prensa Austral 

miércoles, 26 de diciembre de 2018

JAPÓN ANUNCIA QUE REANUDARÁ LA CAZA COMERCIAL DE BALLENAS EN 2019


DESACUERDO INTERNACIONAL
Japón adoptó lo que se denominó caza con fines de investigación y ahora apuntó que la población se ha recuperado lo suficiente para reanudar la caza comercial.

Japón anunció el miércoles que dejará a la Comisión Internacional para reanudar la caza comercial de ballenas por primera vez en 30 años, pero a la vez en la Antártica.

El jefe de gabinete Yoshihide Suga dijo que Japón reanudará la caza comercial en julio “en conformidad con la política fundamental de promover el uso sustentable de los recursos vivos acuáticos con base en la evidencia científica”.

Sugiera que la CBI ha sido dominada por los conservacionistas y que Japón también fue decepcionada por la tarea de manejar las poblaciones de ballenas, aún cuando tiene el mandato de conservar las ballenas como desarrollar la industria ballenera.

"Lamentablemente, hemos tomado la decisión de que es imposible que en el CBI coexistan países con diferentes puntos de vista", agregó.

Señalemos que la caza comercial se limita a las aguas territoriales y las zonas económicas exclusivas, que se extienden a 320 kilómetros (200 millas) alrededor de las costas del país. Agregó que Japón y no tiene muy buenas críticas.

La comisión impuso la moratoria a la caza comercial hace tres años debido a una merma en la población ballenera. Japón adoptó lo que se denominó caza con fines de investigación, pero el programa fue criticado por considerar una fachada para la caza comercial debido a que la carne de ballena se vende al interior de Japón.

DESACUERDO DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL
La organización ambientalista Greenpeace condenó la decisión y cuestionó el punto de vista de Japón sobre la población de ballenas se recuperó, apuntando que la vida marina estaba amenazada por la contaminación, así como por la sobrepesca.

“El anuncio de hoy está en desacuerdo con la comunidad internacional y con la protección necesaria para salvaguardar el futuro de nuestros océanos y estas creaturas majestuosas. El gobierno de Japón debe actuar de manera urgente para conservar los ecosistemas marinos, en lugar de reanudar la caza comercial de ballenas ", aseveró Sam Annesley, director ejecutivo de Greenpeace Japón, en un comunicado.

En tanto, el gobierno de Australia, un crítico crítico de las políticas de las ballenas de Japón, dijo en un comunicado que estaba "extremadamente decepcionado" con la decisión de Japón de retirarse de la comisión.

Sin embargo, Australia y el ministro de Relaciones Exteriores de Nueva Zelanda, Winston Peters, celebraron la retirada de Japón del océano Austral.

Japón usaría el método de la CBI para determinar una cuota de pesca, señaló Hideki Moronuki, funcionario de la agencia de pesca de Japón y negociador de CBI, pero declinó dar un estimado.

Japón ha cazado ballenas durante siglos, pero ha reducido la cantidad de ejemplares que capturan la causa de las protestas de la comunidad internacional y por la menor demanda en el interior del país. Su retiro de la CBI podría ser una medida que le permita guardar las apariencias, pero detener la caza de ballenas en el Antártico y acotar la actividad a sus aguas.

Japón redujo su cuota anual en el antártico por alrededor de un tercio luego de un fallo en 2014 de la Corte Internacional de Justicia sobre el programa de investigación de ballenas en el país no era tan científico como los japoneses habían alegado. Actualmente, Japón caza unas 600 ballenas al año en el océano Austral y en el norte del Pacífico.

Funcionarios de pesca han dicho que Japón consumen cada año millas de toneladas de carne de ballena en las cacerías con fines de comunicación, principalmente por parte de los japoneses de mayor edad que el consumo por nostalgia. Pero los detractores dicen que no hay nada como la industria ballenera.

Sugirió que Japón notificó a la CBI de su decisión para el 31 de diciembre, y que sigue comprometido con la cooperación internacional para la administración apropiada de los recursos marinos hasta después de su salida. Por AP