lunes, 25 de enero de 2016

EL ENTRAÑABLE CASO DEL MONO INDIO QUE HA ADOPTADO UN CACHORRO ABANDONADO

Las imágenes muestran cómo el macaco alimenta al pequeño perro e incluso le defiende de otros animales

Los animales nunca dejan de sorprendernos. Cuando creemos que ya lo hemos visto todo, en algún rincón del planeta aparece una noticia que nos deja boquiabiertos. En esta sección te contamos en su día las nueve historias de amistad más emotivas del reino animal, pero el caso que hoy te traemos va mucho más allá de los límites del compañerismo. Y es que más que de amigos, tendríamos que hablar de familiares: se trata de un mono que ha decidido adoptar un perro y hacerse cargo de su crianza.

Los protagonistas de este curioso relato viven en la pequeña localidad de Rode, al norte de India, cerca de la frontera con Pakistán. Según nos cuentan en el blog One Green Planet, el simio encontró al pequeño perro abandonado en las calles y lo acogió como si fuese su propio hijo. Con el paso de los días, lo que empezó siendo una divertida anécdota se afianzó como una relación muy seria: estos dos animales se han hecho sencillamente inseparables.

El 'papá' de esta peculiar familia es un mono Rhesus, una especie muy frecuente en Afganistán y algunas zonas de China e India. Se trata de un macaco realmente próximo a los seres humanos, con los que comparte nada menos que el 93% de su secuencia de ADN. Precisamente un ejemplar de mono Rhesus llamado Able fue, en 1959, el primer animal capaz de regresar con vida a la Tierra después de viajar por el espacio, tras ser enviado por la NASA a bordo de un cohete Jupiter AM-18.

Como puedes observar, este simio se ha tomado muy en serio su deber como padre adoptivo. Ha asumido la responsabilidad de cuidar del cachorro, por lo que se preocupa en primer lugar por su alimentación. Cautivados por su bonita amistad, los ciudadanos de Rode suelen ofrecerles alimentos que el mono los acepta gustoso, permitiendo siempre al perro comer antes que él. Una prueba más del estrecho vínculo que los une.

Como progenitor, otra de las tareas que corresponde al macaco es la de mantener a salvo a su pequeño. Los perros callejeros de Rode pueden dar fe de que lo hace con uñas y dientes: no permite que nadie se acerque demasiado al cachorro y no duda en marcar distancias si alguien se atreve. Ya se le ha visto enfrentándose a otros perros, que no han tenido más remedio que huir ante la agresividad y el espíritu protector del mono.

De momento, la relación de la extraña pareja parece perfecta

No sabemos qué ocurrirá con esta extraña pareja cuando el perrito crezca y pueda valerse por sí mismo, pero por el momento podemos estar seguros de que este padre adoptivo se encargará de que pueda desarrollarse sano y salvo. Una vez más, los animales nos enseñan que las diferencias no importan tanto como aquello que nos une.  ABC